Uncategorized

Matronas y Doulas en Canadá. Un trabajo en equipo.

Antes de llegar a Canadá, un tiempo antes de licenciarme en Psicología, empezó a nacer en mí un interés hacia el mundo de la mujer, tanto emocional como fisiológico, así que en cuanto terminé la carrera comencé a buscar información sobre matronas y doulas.

Cuando llegué a Canadá me informé sobre los cursos para formarme como doula y decidí matricularme. 

Este curso es impartido por doulas y matronas en una de las universidades de la ciudad en la que vivo, cuesta alrededor de 500-600 dólares canadienses y dura en total 23 horas repartidas en 3 días.

En el curso facilitan un dossier con información tan variada como anatomía y fisiología del parto, desarrollo fetal, parto y posparto, lactancia, cuidados prenatales, modelo de atención de la matrona, manejo de emociones en el embarazo y parto , complicaciones en el embarazo y parto, cesárea, comunicación y expresión,  técnicas de manejo del dolor (masajes), hierbas, aromaterapia, pautas para una mejor administración y gestión del negocio de la doula y para atraer clientes, cuidados del recién nacido, etc.

Pero la formación no termina ahí, este es el comienzo de un largo viaje que incluye atender clases de educación prenatal y de lactancia, acompañar partos tanto domiciliarios como hospitalarios o en centros de partos y documentar cada uno de ellos con firma incluída de médicos, enfermeras y/o matronas, todo ello para finalmente poder certificarse por la organización que uno desee ( Dona International, CAPPA, Childbirth International, etc). O también existe la opción de ser una Doula independiente, que es igual de válida. 

Además, una doula también puede impartir clases prenatales si antes se forma en ello en cualquiera de las organizaciones citadas o también puede formarse en un tipo de educación prenatal como Birthing From Within, Lamaze o Hypnobirthing entre otros.

Las profesoras de la formación en doula suelen decir que si quieres ser matrona, es aconsejable que te formes como doula por lo estresante que puede llegar a ser y para comprobar si realmente estás hecha para esa profesión. 

El trabajo de una doula en Canadá es muy intenso y estresante. Está disponible para la mujer las 24 horas del día, 7 días a la semana durante el último mes de embarazo y durante un mes después del parto, es decir, no puede hacer planes de ningún tipo, solamente está pendiente de que suene su teléfono en cualquier momento para salir de casa a toda prisa.

La doula hace varias visitas a los padres antes del parto en donde hablan y planean el tipo de parto que desean tener, además de hablar de experiencias previas, traumas, emociones con respecto al embarazo, parto, lactancia, etc

Cuando la mujer comienza a sentir las primeras contracciones llama a la doula y ésta acude a toda prisa para estar a su lado, aliviarle el dolor mediante masajes, hacer sesiones de aromaterapia, acompañarla, hablarle, cantarle, hacer lo que a la mujer en ese momento le haga más feliz. Pueden pasar horas y horas y horas y la doula seguirá ahí, al lado de la mujer, hasta que llegue el gran momento y sea hora de llamar a las matronas para que atiendan el parto en casa o acudir al hospital, en donde las doulas se reunirán con las matronas y viceversa para trabajar en equipo por el bienestar de la mujer.

Generalmente las matronas, en la primera reunión con los futuros padres, les hacen saber que sería muy beneficioso para ellos contratar a una doula para su parto y les hablan de los numerosos beneficios que ello conlleva. Doulas y matronas trabajan mano a mano, colaborando entre ellas por el bien de la mujer, la matrona necesita  a la doula y la doula necesita a la matrona. Cada una aporta y trabaja en distintos aspectos para el beneficio de la mujer a la que atienden y acompañan.

Cuando el bebé nace, todo el mundo felicita a los nuevos padres y las matronas y la doula se felicitan mutuamente por los preciosos momentos compartidos y se dan las gracias por la ayuda.

Matronas y doulas tienen diferentes roles pero un objetivo común: trabajan por el bienestar de la mujer. Eso es lo más importante, que la mujer se sienta cómoda, acompañada, tranquila, y tanto la matrona como la doula saben proporcionarle todo ésto desde distintos enfoques, uno más fisiológico y otro más emocional.

Pero lo más importante es que la única persona que tiene derecho a elegir quién la va a acompañar en su parto es la mujer.

En Canadá, la doula es una figura muy valorada por todos los profesionales de la salud por su importante aporte a la mujer en su embarazo, parto y posparto, tanto en el plano físico (mediante masajes o caricias) como emocional.

 

En el nacimiento de T., tanto mi doula, como mi pareja y mis matronas fueron pilares esenciales, cada uno con su rol. Todos me apoyaron de forma física y emocional, colaborando entre ellos, formando un equipo. Fue un parto en casa, precioso, perfecto, con dos matronas y una doula acompañándonos, maravillosas mujeres colaborando en armonía por un fin común, nuestro bienestar.

Distintos estudios demuestran la importante labor que las doulas realizan:

 http://summaries.cochrane.org/CD003766/continuous-support-for-women-during-childbirth

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21328263

http://ajph.aphapublications.org/doi/abs/10.2105/AJPH.2012.301201?prevSearch=doula&searchHistoryKey=&

http://www.sciencedaily.com/releases/2008/05/080529162613.htm

Advertisements
Standard