Uncategorized

Gobiernos restrictivos, manos atadas y libertades coartadas.

Cuando llegué a Canadá, tenía en la mente un sistema de atención a la maternidad canadiense totalmente idealizado, parto en casa, casas de partos u hospital, todo cubierto por el sistema de salud pública, comadronas trabajando en equipos fuera de los hospitales y con todos los privilegios concedidos en el caso de que la madre decidiese tener al bebé allí, una maravilla! Mi sueño! Este es el paraíso!

Pero a medida que fui adentrándome más en el campo y hablando con comadronas trabajando dentro del sistema, comadronas tradicionales y doulas, me fui dando cuenta de lo que realmente se mueve detrás, de que realmente no es otro todo lo que reluce.

Para empezar quisiera expresar que me parece muy beneficioso que el parto en casa sea gratuíto y esté incluído en el sistema de salud pública, a simple vista parece la opción ideal porque así todas las mujeres pueden tener disponible esta opción. Pero por desgracia no todo es tan sencillo y en el caso de la provincia en la que vivo, las comadronas tienen las manos atadas, ya que el gobierno les prohíbe atender partos gemelares o bebés colocados en distintas posiciones a las consideradas “normales”, es decir, el gobierno controla qué pueden hacer o no hacer las comadronas.

Como consecuencia de este gobierno tan restrictivo y controlador, las mujeres no pueden elegir, no tienen opciones, no tienen libertades respecto a sus cuerpos, sus partos.

genimage_women dont need a system

Otro aspecto a destacar es que existe una larguísima lista de espera de cientos de mujeres que desean ser atendidas por comadronas, pero a causa de que al gobierno no le interesa por alguna razón poner más dinero para que se puedan formar más comadronas por año y para que las comadronas puedan atender a más mujeres, a éstas no les queda más remedio que ser atendidas por xl ginecólogx que le toque en ese momento. Debido a la falta de comadronas, las mujeres no pueden elegir la comadrona que más se adapte a su filosofía o con la que más conecte, no, las mujeres tienen que conformarse y casi considerar un favor el ser aceptadas por un equipo de comadronas.

Quiero recalcar que no existe ningún tipo de publicidad por parte del gobierno valorando el trabajo de las comadronas, dándolo a conocer para que las mujeres opten por ser atendidas por ellas. Muchas mujeres ni siquiera saben que existe la opción de ser atendida por comadronas de manera gratuíta.
Por todos estos motivos, la regulación de la profesión de matrona no está funcionando. El sistema actual no está funcionando como debería.

Antes de que se regularizara la profesión de comadrona, existían en Canadá lo que ahora se llamaría comadronas tradicionales, pero a las que yo llamo por lo que verdaderamente son, comadronas, pero cuando las mujeres y sus partos se convirtieron en un tema político y el gobierno metió sus narices, comenzó el chantaje y la manipulación y todas las comadronas que no re registraran dentro del sistema perderían todos sus privilegios y pasarían a llamarse traditional birth attendants, quedaba terminantemente prohibido y penado que se llamaran a sí mismas MIDWIVES. Ahora el gobierno es dueño de las decisiones de las mujeres y dicta quien es comadrona y quien no lo es, pudiendo solamente llamarse como tal aquellas personas que pasen por 4 años de formación en matronería-médico-intervencionista en las universidades canadienses, lo que aquí llamamos MEDwives.

10314605_10202865161324551_5718427917193933600_n

Muchas comadronas tradicionales se negaron a registrarse, no cayeron en ese engaño y manipulación, prefirieron seguir defendiendo los derechos y libertades de las mujeres, apoyando cada una de sus decisiones, aún arriesgando de forma muy seria sus carreras y sus vidas, porque a pesar de que no es algo ilegal, las comadronas tradicionales están en una situación Alegal, no disponen de ninguna protección en el caso de que ocurriera algún incidente.
En el caso de Estados Unidos, dependiendo del estado ocurre algo similar. Existen alrededor de 23 estados (http://mana.org/about-midwives/state-by-state) en donde la matronería no está regulada, en donde hay comadronas con distintas formaciones, con distintas filosofías para cada mujer. Nadie se interpone entre las dos. Las dos tienen total libertad para decidir. El gobierno no tiene control sobre ellas. En cada uno de estos estados las comadronas forman asociaciones en donde tienen reuniones para supervisiones, actualizaciones contínuas, etc (Un ejemplo del funcionamiento: http://www.aimmidwives.org/AIMM/About_Us.html o http://mainecpms.org/) y esta manera de hacer las cosas, fuera del control de ningún gobierno, fuera de toda política, FUNCIONA, así es como debe ser.

10553710_10203757370749229_7291924680115393674_o

Por último me gustaría mostrar mi absoluto apoyo a cada una de estas comadronas que están desperdigadas por el mundo, que atienden a las mujeres al “margen de la ley”, que respetan sus decisiones y actúan defendiendo ante todo sus libertades. Son mujeres valientes, son las verdaderas brujas, mujeres sabias que siguen siendo perseguidas en distintas partes del mundo. La cacería de brujas no ha terminado. Algunas se rinden y sucumben al chantaje y la manipulación, saborean el dulce caramelo de sentirse protegidas a costa del control y la privación de libertades. Otras siguen luchando por el cambio, por la eliminación de este sistema patriarcal, misógino y manipulador, controlador y dueño de los cuerpos de las mujeres.

10440725_10152443333527731_2327660736742805997_n

 10155259_10202969798140406_3604087175978301585_n

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s