Inducción, Uncategorized

El autismo puede estar relacionado con la inducción en el parto.

La inducción de la labor de parto en mujeres embarazadas puede que incremente el riesgo de que el niño sea diagnosticado con autismo, particularmente si ese niño es un varón.

Los expertos advierten que a menudo existen razones médicas para llevar a cabo la inducción del parto que no deben ser ignoradas por el potencial riesgo de autismo que pueden provocar.

La inducción de la labor de parto implica provocar las contracciones antes de que la labor de parto haya comenzado de forma espontánea, y el aumento del trabajo de parto se refiere a la práctica de ayudar a que el parto progrese más rápidamente mediante oxitocina sintética, una droga que estimula las contracciones uterinas.

Es importante destacar que 1 de cada 88 niños en los Estados Unidos es diagnosticado con un trastorno del espectro autista. Un interés muy significativo se centra en comprender cuáles son los factores ambientales que pueden contribuír a ese riesgo.

No existe un consenso a la hora de saber qué es lo que causa el autismo, pero diferentes factores incrementan el riesgo, como la avanzada edad de la madre o complicaciones en el embarazo.

El objetivo de este estudio es examinar si la inducción ( estimulación de las contracciones uterinas de forma artificial) o el aumento de la fuerza, duración y frecuencia de las contracciones uterinas con el comienzo espontáneo de la labor de parto, están asociados con un aumento en la posibilidad de padecer un trastorno del espectro autista.

Se llevó a cabo un análisis epidemiológico con un modelo de regresión múltiple utilizando las actas de nacimiento detalladas de North Carolina y la base de datos del Education Research.

Este estudio está formado por 625.042 nacimientos en North Carolina entre 1990 y 1998, y los compararon con los registros escolares para comprobar quien fue diagnosticado con autismo en el futuro. Se incluyeron más de 5500 niños con una tendencia excepcionalmente documentada a padecer autismo.

Los resultados obtenidos fueron los siguientes: Comparados con los niños nacidos de madres que no fueron inducidas ni se aumentó las frecuencia, duración y fuerza de las contracciones de forma artificial en la labor de parto, los niños nacidos de madres que fueron inducidas y su labor de parto se intensificó de forma artificial, o inducidas solamente, o intensificada su labor de parto de forma artificial, solamente experimentan un aumento de la probabilidad de padecer autismo después de controlar los potenciales factores de confusión relacionados con el estatus socioeconómico, la salud materna, problemas relacionados con el embarazo y el año de nacimiento. Los resultados obtenidos (asociación entre inducción del parto y diagnóstico de  fueron más pronunciados en niños varones.

Según los investigadores, 1.3% de niños y 0.4% de niñas fueron diagnosticados con autismoLos niños varones tuvieron un 35% más de probabilidad de desarrollar autismo. El incremento en la probabilidad de padecer autismo se mantuvo incluso cuando los investigadores controlaron otros factores como la edad de la madre.

En conclusión, este estudio sugiere que la inducción en el parto está asociada a un aumento de la posibilidad de un diagnóstico de autismo en la infancia. Aunque estos resultados son muy interesantes, es necesario realizar más investigaciones para diferenciar otras posibles explicaciones que dan lugar a esta asociación, incluyendo condiciones de embarazo subyacentes que requieren la eventual necesidad de inducir, los acontecimientos del parto asociados con la inducción y los tratamientos específicos y la dosificación utilizada para inducir el parto (por ejemplo, oxitocina y prostaglandinas).

Este es el estudio más grande realizado hasta la fecha. Los resultados encontrados no prueban que la inducción o aumento del parto causa autismo, sino que muestra unaasociación.

Se desconoce cómo la inducción de la labor de parto afecta el riesgo de padecer autismo, pero la oxitocina sintética parece tener un papel en esta asociación.

Estudios genéticos sugieren que el autismo tiene una gran predisposición genética, pero esos genes no son 100% los factores de causa del autismo. El ambiente en el vientre materno interacciona con la predisposición genética  ala hora de determinar el desarrollo del autismo.

El ambiente en el vientre materno podría incluír el retraso del parto, que resulta en inducción. Es plausible que los factores causantes del retraso del parto o los procedimientos utilizados para acelerar o comenzar el proceso de parto sean los desencadenadores ambientales en niños genéticamente susceptibles.

También puede ser posible que niños que van a ser diagnosticados de autistas, puede que nazcan de un parto lento y prolongado, lo cual es un síntoma, más que una causa, del autismo.

La evidencia científica sugiere que el autismo comienza en el vientre materno, no solo depende de la genética.

Numerosos estudios han mostrado que los niños con autismo tienen significativamente más células neuronales, especialmente en el córtex frontal.

Otros estudios indican que las personas con autismo tienen redes neuronales anormales en el cerebro, concretamente tienen una deficiencia de conectividad entre diferentes partes del cerebro, especialmente en la conectividad interhemisférica ( los dos lados del cerebro no se comunican el uno con el otro como lo haría un cerebro normal).

Clínicamente las características del autismo comienzan a aparecer alrededor de los 6 meses de vida. Este comienzo tan temprano es consistente con que el autismo es un desorden congénito.

Los cambios específicos en el cerebro autista que están demostrando las investigaciones ( cambios en el número de neuronas y en la conectividad) son los tipos de cambios que ocurren durante el desarrollo del feto.

Por lo tanto, el autismo comienza cuando el feto se está desarrollando en el vientre materno, está determinado genéticamente pero también puede estar determinado por factores presentes en el ambiente del vientre materno. El último estudio realizado y al que aquí nos referimos identifica el parto como otro posible factor, pero no está muy claro qué papel juega, y el parto lento y prolongado puede que sea otro síntoma o un marcador de la causa/s subyacente del autismo.

REFERENCIAS:

http://archpedi.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1725449&resultClick=3#Abstract

http://www.webmd.com/baby/news/20130812/induced-labor-linked-to-raised-risk-of-autism-study-suggests

http://www.sciencebasedmedicine.org/autism-and-induced-labor/

TRADUCCIÓN:

El Clan De Las Mamíferas Salvajes.

About these ads
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s